miércoles, 8 de agosto de 2007

La lectura sin límites

Todos sabemos que el hábito de la lectura es un gran estímulo a la creatividad, imaginación, inteligencia y a la capacidad verbal y de concentración. El libro es una gran ventana a la formación en todos los sentidos. Aumenta la habilidad de escuchar, de desarrollar el sentido crítico, aumentar la variedad de experiencias, y crear alternativas de diversión y placer. También para que convirtamos fácilmente las palabras en ideas. Y desarrollar conciencias conociéndonos a uno mismo, formando criterios, sin contar que nos ayuda a escribir y a relacionarnos mejor socialmente.

¿Tenemos realmente el buen hábito de la lectura? La gente no tiene la sana costumbre de leer. Es verdaderamente una lástima, porque no sólo se puede leer de los libros sino que en Internet encontraremos una buena cantidad de información, y lo mejor de todo, en muchos casos sin que nos cueste un solo centavo. Desarrollar el gusto por la lectura, propiciar el placer de leer, hacer que leer resulte una fuente de dicha, de amor o de gozo.

El placer obligatorio y el amor impuesto constituyen medios seguros para quitar el apetito de la lectura y provocar deseos bien distintos.

El beneficio de la lectura varía directamente con la experiencia propia en la vida. Es como mirar la luna. Un joven lector puede ser comparado a quien ve la luna por una grieta, un lector de edad mediana parece verla desde un patio cerrado y un anciano parece verla desde una terraza abierta, con una vista completa del campo.


(Colaboración de Natiu)

2 comentarios:

Nadia David dijo...

Chicos los quería felicitar por el exelente trabajo que realizan; esta muy buena su pagina; sigan asi porque son muy pocas las paginas que realmente engrandecen a un ser humano.
La lectura amplía los horizontes del individuo permitiéndole ponerse en contacto con lugares, gentes y costumbres lejanas a él en el tiempo o en el espacio.
Ademas enriquece el vocabulario tanto en la expresión oral como en la escrita....

Gabriela Monzón dijo...

¡Gracias, Nadia por visitarnos y dejarnos tu opinión!
Aunque debiéramos seguir contra viento y marea, las palabras de quienes nos leen, nos alientan a continuar trabajando por lo que creemos nos hace más humanos.
Saludos
Gabriela