domingo, 14 de octubre de 2007

Aventuras del barón de Münchhausen, literatura y cine

El personaje literario creado por Rudolf Erich Raspe (escritor y científico alemán) y basado en el auténtico barón de Münchhausen se caracteriza por las hazañas extraordinarias y extravagantes de las que fue protagonista, como montarse en balas de cañón, viajar a la Luna (donde los selenitas pueden separarse de su cabeza) o al infierno con Vulcano, bailar en el estómago de una ballena, matar a un oso y cubrirse con su piel para pasar desapercibido entre otros osos, cabalgar sobre un caballo cortado por la mitad (cuando bebía agua, ésta le salía por la parte de atrás al mismo tiempo), sacarse a sí mismo de un ciénaga tirando de su coleta, llegar a un pueblo completamente enterrado por la nieve —de tal manera que al día siguiente, cuando la nieve se despeja, y el pueblo aparece a los ojos de todos, se da cuenta de que ha atado su caballo a la aguja más alta del campanario, y que por tanto éste se halla colgando del mismo— o conseguir encender la mecha de un fusil gracias a su nariz (esto le permitió, entre otras cosas, viajar agarrado a una cuerda que se encontraba conectada a una bandada de patos, los cuales le llevaron en un gran trecho de su extraordinario periplo).

Quizás las aventuras más famosas del barón se refieran al reclutamiento de su peculiar ejército: un hombre de extraordinario oído (Gustavus), un forzudo (Albrecht), una persona que corría tan rápido que necesitaba grilletes para caminar con normalidad (Berthold) y un individuo de aguda vista (Adolphus). Ellos son quizás los protagonistas de la más curiosa aventura del barón, que tuvo lugar tras su entrevista con el sultán justo después de una batalla que los turcos ganaron gracias a Münchhausen (y a su habilidad para cabalgar sobre una bala de cañón, de ida y de vuelta).

El sultán ofreció al barón un exquisito vino de Tokaji, que el barón supo apreciar, aunque declaró que allá en las bodegas del emperador de Viena existía un Tokaji de una calidad aún superior. El sultán no se tomó a bien esta afirmación, y obligó al barón a realizar una apuesta: debería traer dicho vino en una sola hora al palacio del sultán y, si éste era en realidad mejor que el del turco, podría llevarse de su palacio todas las riquezas que pudiera. Pero si era de calidad inferior, le cortaría la cabeza. El Barón manda entonces a Berthold en busca del vino, pero ante su tardanza, Gustavus detecta por su oído que éste se ha quedado dormido bajo un manzano a unas cuantas leguas de allí, con lo cual, para solucionarlo, Adolphus dispara para hacer caer una manzana del árbol que despierte así a Berthold, quien llegará finalmente al palacio justo antes de que el barón pierda su apreciada cabeza.

El sultán tiene que reconocer que el vino del barón es claramente mejor, así que el barón cumple con lo prometido: se lleva todas las riquezas del sultán que puede. Contando con un forzudo como Albrecht, esto supone la totalidad de las mismas, lo que acarrea una persecución implacable por parte del sultán, que no permite que salgan vivos de ésta. Sin embargo, el ingenio y las extraordinarias habilidades de Münchhausen y sus hombres se imponen, y acabará por salir victorioso una vez más.


ARGUMENTO DE LA VERSIÓN CINEMATOGRÁFICA



La película tiene como escenario la Viena sitiada por los turcos y en la que se están representando simultáneamente las aventuras del barón en el teatro: un Munchausen ya anciano debe cumplir su promesa —realizada ante una niña, interpretada por Sarah Polley— de salvar a la ciudad, para lo cual tendrá que reclutar a su antiguo ejército, en buena parte avejentado y carente de ilusión. En esta versión, Munchausen habrá de enfrentarse al terrible peligro de envejecer, y sobre todo, a la lucha con su mayor enemiga: la misma Muerte. La película se pasó de presupuesto (originalmente eran $23.5 millones, pero terminó siendo $46.63 millones), fue un fracaso de taquilla, y la Columbia hizo la menor distribución posible; sin embargo, el film ha ido ganando adeptos con el tiempo, Terry Gilliam no se vio resentido por el fiasco, y tiene un éxito relativo en aquellos círculos en los que es expuesta cada cierto tiempo. Debe añadirse que en Estados Unidos el film no fue bien distribuido por problemas financieros en Columbia Pictures, que estaba en proceso de venta en el momento.

FICHA TÉCNICA:
Título: Las aventuras del barón Munchausen
Título original: The Adventures of Baron Munchausen
Dirección:
Terry Gilliam
Producción:
Thomas Schuhly
Guion:
Terry William, Charles McKeown
Reparto:
John Neville, Sarah Polley, Eric Idle, Oliver Reed, Uma Thurman, Robin Williams, Peter Jeffrey, José Lifante
País:
Estados Unidos
Año:
1988
Duración:
126 min.
Distribución:
Columbia Tristar


(Colaboración de Jean De Fountaine)

Fuente:

http://es.wikipedia.org/wiki/Bar%C3%B3n_de_M%C3%BCnchhausen

1 comentarios:

paztroller dijo...

sin duda una de las istorias que mas me han agradado